TECNICAS EN TRANSMISIONES AUTOMATICAS S.L
Estado de su pedido
Productos
0
Precio
0,00 €
*IVA no incluido
93 846 78 18
Plazo de entrega 48h
Horarios: de lunes a viernes de 9 a 13 y de 15 a 19:30
Portes gratis para pedidos de más de 100 €
Buscar por referencia
Introduzca la referencia del producto para iniciar la busqueda.
Búsqueda Avanzada
Marca
Modelo
Versión
Potencia
Año
Cambio
targetas credito
Centre d'estudis Monlau Entidad adherida a Confianza Online Gremi BCN

Cambio manual

 

El cambio manual


En un cambio manual se puede hablar de un dispositivo para convertir pares de motor.
 

El número de revoluciones n y el par motor M están en una relación inversamente proporcional, es decir, un par motor introducido en la entrada del cambio vuelve a aparecer reforzado en la salida del cambio. Sin embargo, al ganar en par motor se pierde en número de revoluciones. La potencia del motor no varía a causa del cambio.

El cambio manual tiene, por regla general, la estructura de un cambio con árbol intermediario.

El flujo de fuerza parte del árbol primario, pasa por una combinación fija de piñones al árbol secundario y se dirige al mando de semiejes.

Los piñones móviles en el árbol secundario giran sueltos y sólo se acoplan a éste, mediante coronas desplazables, al efectuar un cambio de marcha.

Los cambios manuales trabajan, por tanto, en arrastre de forma (al contrario de los cambios automáticos que trabajan en arrastre de fuerza).

Lo pares motor se comportan en función de la relación de desmultiplicación “i”.

Cambio de marchas manual

IMPORTANTE:

En el cambio manual, al arrancar y cambiar de marcha hay que interrumpir el flujo de fuerza del motor al cambio. Como ya es sabido, bajo carga es imposible acoplar marchas. Para ello se requiere un dispositivo – el embrague de separación.
El transmite, estando embragado, el par motor al cambio y piñones motrices y, estando desembragado, interrumpe el flujo de fuerza.

Los cambios manuales de hoy en día corresponden ciertamente al nivel actual de la técnica….


En los últimos años se ha perfeccionado mucho el funcionamiento de los cambios manuales:

  •  Acoplamiento simplificado de marchas mediante la auto-sincronización.
  •  Funcionamiento silencioso mediante piñones de dentado oblicuo.
  •  Adaptación de la desmultiplicación a la potencia del motor y óptima configuración de los requerimientos de fuerza de tracción entre las marchas.
  •  Configuración de los cambios para coches de turismo, mayormente con 5 marchas.

También se han mejorado los embragues, especialmente con respecto a la reducción de las fuerzas a aplicar al pedal.
 

Sin embargo….

En un trayecto de 10.000 Km (así lo indican los recorridos de medición), hay que mover el pedal del embrague aproximadamente de 30.000 a 40.000 veces.

Y con la correspondiente frecuencia hay que acoplar marchas manualmente mediante la palanca de cambio.

Así que no es de extrañar que haya diferentes opiniones con respecto al cambio manual.

CAMBIAR DE MARCHA ES DIVERTIDO – DICEN UNOS

CAMBIAR DE MARCHA ES TRABAJO – DICEN OTROS

Por tanto, delegar trabajo = ¡CAMBIO AUTOMÁTICO!

No obstante, durante el desarrollo de los cambios automáticos surgieron muchos prejuicios con respecto a ellos.
Se consideraban “propios de conductores comodones” y “antideportivos”.

Gracias a la técnica de ordenadores en el vehículo con programas electrónicos de conmutación y determinación del punto de acoplamiento del cambio según la “fuzzy logic” (lógica borrosa), estos argumentos ya han caído en desuso hoy día.

 

<<  Conversión de fuerza ----- Estructura general  >>

T.T.A. S.L. - Camí de Parets, 9 (Poligono Industrial Congost) - Granollers - 08403 Barcelona - SPAIN
Website hexatech